Mision PoliticaEl Sol de México

Ud. está aquí
Banner
Banner

Los Reclusorios del DF, Bolsa de Trabajo Para la Delincuencia Organizada: LGP

Correo electrónico Imprimir PDF
extorsion_telefonica

*Dos Casos de Extorsión confirman la denuncia del Ombudsman del DF; hay 3 Detenidos en la PGJDF

POR HÉCTOR RIVERA TRUJILLO

La advertencia que hizo el Ombudsman, Luis González Placencia, sobre la bolsa de trabajo, en que la delincuencia organizada está convirtiendo los reclusorios del DF, se confirmó con la detención de tres extorsionadores, que en dos grupos operaban desde el interior del Reclusorio Norte, donde además un preso, considerado “maestro” cobra dos mil pesos por una clase para enseñar la forma de realizar esta especialidad del hampa.

El presidente de la CDHDF, explicó que en la prisión “estamos juntando a delincuentes que tienen probada carrera criminal con delincuentes que cometen delitos menores y lo que observamos, es que la consecuencia que tuvo la reforma del año 2003, es que se penalizaran delitos que tienen penas menores, de muy pocos años, lo cual implicó trasladar la llamada puerta giratoria desde los tribunales a las prisiones”.

 

“Ahora lo que tenemos es una cantidad de presos que está poco tiempo en la cárcel y que durante su estancia adquiere una serie de contactos que los relacionan con los grupos criminales, que en buena medida permiten que estos grupos vayan generando redes criminales desde dentro hacia afuera”.

Aclaró González Placencia, que, “hay datos del CIDE, por ejemplo, que señalan estas problemáticas, aunque no hay todavía investigaciones que hayan atendido el fenómeno desde esta perspectiva”.

¿Entonces, doctor, debemos suponer que el crimen organizado está enrolando gente al interior de los penales y viceversa?, surgió la pregunta; la respuesta fue tajante, “yo creo que eso ocurre; efectivamente, y están dadas las condiciones, no tengo duda, para que así sea”.

Y vaya, que así es, porque días después de los comentarios del Ombudsman, cayó en manos de la justicia, Rocío Ledezma Ronquillo, una joven que se confabuló con su novio y otro sujeto para extorsionar a su patrón. Los dos individuos se encuentran presos en el reclusorio Norte y mediante el pago de dos mil pesos por “clase”, (según afirmaron), otro preso a quien conocen como El Tacho, los enseñó a realizar extorsiones mediante llamadas telefónicas desde el interior del penal.

En una visita de Rocío Ledezma a su novio Rodolfo González Morales, entregó información sobre su patrón y la familia donde laboraba como doméstica.

Rodolfo junto con su compañero de prisión, Ricardo Javier López Vizcarra y El Tacho, realizaron llamadas, en las que amenazaban al patrón de Rocío, con decapitar a sus hijos si no entregaba quinientos mil pesos.

El señor, propietario de un estacionamiento, depositó 150 mil pesos en dos cuentas bancarias, que se abrieron con nombres e identidades falsas; la encargada de retirar el dinero fue Rocío, quien recibió, según declaró la cantidad de 36 mil pesos.

Como las llamadas de amenazas continuaron, el comerciante, decidió dar parte a la autoridad y denunció los hechos en la Procuraduría General de Justicia del DF. Los agentes de investigación detuvieron a tres personas sospechosas, entre ellas a la doméstica, quien confesó su participación en la extorsión.

La joven delató a sus cómplices, quienes fueron interrogados en el interior del Reclusorio Norte, donde confesaron que tanto Rodolfo González, como Ricardo Javier López, eran alumnos de El Tacho, quien se dedica dentro de la cárcel a enseñar “la técnica de la extorsión a través de amenazas de muerte por teléfono”. Las clases del Tacho, cuestan dos mil pesos cada sesión, dijeron los presos discípulos, quienes siguen dentro del Reclusorio Norte.

Rocío Ledezma, fue enviada al reclusorio para mujeres a disposición de un juez penal; la joven delincuente confesó que informaba a sus cómplices todo lo que hacía su patrón y su familia, hasta el color de ropa que llevaban cada vez que hacían las llamadas con las amenazas de muerte, para obligarlo a entregar el dinero que pedían para dejar de amenazarlo.

En el siguiente asunto, resulta lo que comentó el Ombudsman capitalino: tres sujetos, se conocieron en el mismo reclusorio y ahí iniciaron una amistad para organizarse en la extorsión a través de llamadas telefónicas.

La policía sólo logró la captura de dos, Hugo Israel Armas Flores y Edgar Álvarez Gudiño, el tercero huyó sin que los agentes judiciales, pudieran detenerlo cuando los hampones estaban a punto de llevarse dos automóviles que un empresario les llevó a cuenta de la cantidad que le exigían para no causarle daño, a él y a su familia.

Explicaron los hampones, que dentro del reclusorio, decidieron formar su grupo para dedicarse a la extorsión y cuando salieron del penal, comenzaron a realizar extorsiones y otros delitos, pero principalmente obtenían grandes sumas de dinero a través de la amenaza, despojando a sus víctimas de automóviles, alhajas y dinero en efectivo.

La captura de estos extorsionadores, (es uno de los delitos que más se cometen tanto en el DF, como en otras entidades de la República), se logró gracias a la denuncia que hizo la víctima ante las autoridades judiciales.

Ante esta situación, el presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, explicó que, “lo que se requiere, es una reforma del sistema, o sea, ya tenemos que operar la reforma constitucional, es una obligación de los estados y desde luego del Distrito Federal”.

Lo que significa esta reforma, aclaró, “es que deberá haber menos gente en prisión, necesariamente; entonces si disminuimos el número de personas en prisión, vamos a disminuir los delitos que se cometen desde dentro, se va a poder implementar un orden que tenga sentido de Derechos Humanos, pero que implique la posibilidad de tener un mayor control sobre las personas que están internas y no tengo duda de que la delincuencia va a disminuir tendencialmente”.

Y en el marco del Día Mundial de la Salud, el presidente de la Comisión de Derechos Humanos del DF, hizo un llamado a las autoridades capitalinas para atender los retos que plantea el ejercicio del derecho a la salud para las personas en centros de reclusión de la Ciudad de México.

Explicó, que el sistema penitenciario del DF, no fue diseñado para albergar al número de personas que en la actualidad tiene bajo su custodia, cifra que ya rebasa los más de 40 mil internos, “esta situación incide, entre otras cuestiones pendientes, en la precaria prestación de los servicios médicos, la insuficiencia de los recursos clínicos, terapéuticos y de rehabilitación destinados a estas personas y en general, se recrudecen al interior de los centros de reclusión las dificultades estructurales para acceder de manera efectiva y sin discriminación al derecho a la salud”.

Comentarios  

 
#1 custodioangel alberto 07-08-2013 10:43
trabajar de custodios de los reclusorios
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar